7 Leyes Espirituales del Exito – Deepak Chopra


  • La Ley de Potencialidad Pura  

  • La Ley de Dar  

  • La Ley del  o Causa y Efecto  

  • La Ley del Menor Esfuerzo  

  • La Ley de la Intención y Deseo  

  • La Ley del Desapego 

  • La Ley del  Propósito en la Vida 

Las siete leyes espirituales del éxito son principios poderosos que nos ayudarán a alcanzar el dominio de
nosotros mismos. Si prestamos atención a estas leyes y ponemos en práctica los ejercicios propuestos en este libro, veremos que podremos hacer realidad cualquier cosa que deseemos – toda la abundancia, todo el dinero y todo el éxito que deseemos.

El éxito es la capacidad de cumplir nuestros deseos espontáneamente y sin esfuerzo.

Tener lo que se desea inmediatamente de desearlo, sin esfuerzo. Sea lo que sea.

Su inteligencia es máxima y suprema e impregna cada fibra de la existencia: desde la más pequeña hasta la más grande, desde el átomo hasta el cosmos.

Todo lo que vive es expresión de esta inteligencia. Y esta inteligencia actúa a través de las siete leyes espirituales.

Nos preguntamos porque no conseguimos todo lo que deseamos en forma inmediata o porque estamos desalineados con las Leyes del Universo.

Es que quizá todavía no las hemos estudiado, no las hemos entendido o no las hemos experimentado conscientemente.

Muchas veces estamos desconectados del Universo. El universo funciona sin esfuerzo, sin fricción, naturalmente y produce todo lo que está en el mundo visible como lo que existen en el mundo invisible.

El Universo es una organización absolutamente perfecta y consigue todo lo que desea.

Nosotros somos parte él y cuando vamos en dirección contraria al universo lo que conseguimos es quizá enfermarnos, depresión,  stress, sentirnos  insatisfechos o  frustrados. Es como nadar contra la corriente.

El conocimiento de las leyes Universales son sirve para alinearnos con esa fuerza poderosay dejarte llevar confiando en ella.

A traves del conocimiento de las leyes ymbién nos conocemos a nosotros mismos, como funcionamos, como somos por dentro.

Aprendemos a buscar dentro de nosotros mismos, es decir al conocernos no nos vamos a pelear con nuestro ser interno sino que nos vamos a comprendernos y a unificarnos.

Entonces a traves del conocimiento de las leyes universales vamos a lograr conectarnos con nosotros mismos, con el universo y vamos a lograr la felicidad.

Al encontrarnos en armonia con nosotros mismos y con el Universo vamos a poder lograr todo lo que deseamos.

Hasta ahora, de acuerdo a la educación que todos recibimos teníamos como objetivo lograr una posición social, dinero éxito, un buen matrimonio y seríamos felices.

Es decir el concepto de felicidad era inverso ya que primero conócete a ti mismo y se feliz y luego lograrás todos los deseos de tu corazón

Es decir, que aunque tus necesidades son reales, aunque logres todo eso pero estás vacío, de nada te sirve.

Las Leyes Espirituales buscan un acercamiento espiritual al éxito y a la abundancia de todo bien, conociéndonos, buscando realmente el fondo invisible de todo lo visible.

 

1- La Ley de Potencialidad Pura
(o de conciencia pura).


Puede llamarse de muchas maneras, pero en realidad es el Ser, es lo que somos realmente.


Comenzaré mi día con esta declaración,

“Hoy no juzgaré nada de lo que ocurra”;

y a través del día me recordaré del no juzgar.

2- La Ley de Dar.

Se estudia y se practica haciendo silencio, estableciendo un compromiso de no juzgar y estando en contacto íntimo con la naturaleza.


“Hoy recibiré con agradecimiento todos los regalos

que la vida tiene para ofrecerme.”

“A dondequiera que vaya, y a quienquiera que encuentre,

le daré un regalo.”


3- La Ley del  Causa y efecto.

A diario preguntaré: “¿Cómo puedo servir?” y “¿Cómo puedo ayudar?” La respuesta a estas preguntas me permitirán ayudar y servir a mi prójimo con amor.

Se trabaja haciéndonos conscientes de las elecciones que hacemos a cada momento y haciéndonos responsables de esas elecciones.


Hoy seré testigo de las decisiones que tome a cada momento.

Siempre que tome mis decisiones, me preguntaré dos cosas:

“¿Cuáles son las consecuencias de esta decisión que estoy tomando?”

y también si “¿Esta decisión traerá felicidad y satisfacción para mí

y para aquéllos a los que les afecte esta decisión?”

4- La Ley del Menor Esfuerzo

Es la favorita de muchos pero a veces es la que más cuesta porque estamos acostumbrados a hacerlo todo con el mayor esfuerzo. Sin embargo, los pájaros no “tratan” de volar, sencillamente vuelan; los delfines no “tratan” de nadar, sencillamente nadan; las estrellas no “tratan” de brillar, sencillamente brillan. Sólo los humanos “tratamos de”.

El universo no funciona de esta manera.

Por ejemplo: “el que quiere celeste que le cueste”, “ganarás el pan con el sudor de tu frente”, etc.

La Ley del Menor Esfuerzo se practica a través de la aceptación, aceptar lo que nos ocurre en el momento presente y se activa a través de no defender nuestro punto de vista, no querer siempre tener la razón y observar mucho cómo funciona la naturaleza.


-“Este momento es como debe ser.

” Habiendo aceptado las cosas como son,

tomaré responsabilidad por mi situación y por todos aquellos eventos

que yo perciba como problemas.

Hoy mi conciencia se mantendrá establecida en la no defensa.

Renunciaré a la necesidad de defender mi punto de vista.


5- La Ley de la Intención y el Deseo


Empezamos a hacernos conscientes de cómo desear y obtener. Se desea en el presente, se pone la intención en el futuro y se desapega del resultado.

Si voy a tirar una flecha al blanco, tengo que tener mi atención en el presente, o sea, en tensar el arco hacia atrás y poner bien la flecha y tengo que dirigir mi intención en dar en el blanco.

O sea, mi intención en el futuro, mi atención en el presente y al mismo tiempo, desapegar del fruto de la acción.

Esto sería, “no me importa cuántos competidores hay en este torneo”, “no me importa si voy a ganar un premio”, “no me importa si voy a salir en las tapas de las revistas”, “no me importa si voy a perder”. Todo eso lo aparto de mí para tener pura atención en el presente, pura intención en el futuro y desapegarme del fruto de la acción.

Las acciones que realizamos de esta manera adquieren mucha potencia.


Haré una lista de mis deseos.

Llevaré esta lista conmigo a dondequiera que vaya.

Leeré esta lista antes de hacer meditación y de entrar en silencio.

La leeré cuando me despierte por las mañanas.

Liberaré esta lista de mis deseos y me rendiré al seno de la creación,

creyendo que cuando las cosas no son como yo quisiera,

hay una razón, y que el plan cósmico ha diseñado para mí más grandeza

que aquélla que yo haya podido concebir.”

6- La Ley del Desapego.


Solo tenemos el presente. Esta Ley activa la conciencia del momento presente y la gloria de vivir en él y ayuda a echar el ancla en la sabiduría de la inseguridad de la vida.  

Hoy, me comprometeré a no tener apego. Me permitiré y permitiré a aquellos alrededor mío la libertad de ser como son.

No impondré con rigidez mi idea de cómo deben ser las cosas.

No forzaré soluciones a los problemas, para no crear más problemas.

Participaré en todo con total desapego.

Hoy incluiré lo incierto como uno de los ingredientes esenciales de mi experiencia…

Me sentiré más seguro entre más inciertas parezcan las cosas,

porque lo incierto es mi camino hacia la libertad.

7- La Ley del Propósito de Vida:


Es la Ley del propósito en la vida. Todos venimos a la vida para cumplir un propósito y solamente nosotros podemos descubrir cuál es. Cómo expresar ese propósito y cómo usarlo para ayudar a los demás es parte de nuestro aprendizaje.


Esta Ley se activa preguntándonos, cuando vamos a hacer algo, “cómo puedo ayudar?” en lugar de “qué gano yo con eso?”.

Este solo cambio de pregunta interna, trae una gran evolución espiritual, hace que nuestro espíritu se haga presente y apoye nuestras acciones.


Haré una lista de mis talentos únicos.

Luego haré una lista de todas las cosas que me gusta hacer

mientras expreso mis talentos únicos.

Cuando expreso mis talentos únicos y los utilizo para servir a la humanidad,

pierdo el sentido del tiempo y creo abundancia en mi vida como en la vida de los demás.

 

CONÓCETE A TI MISMO Y SE FELIZ


Hay muchas creencias que van en contra de esta Ley.


Es lo mismo dar y recibir porque el universo fluye de esa manera y se ejercita aprendiendo a dar todo aquello que buscamos recibir.
Quiere decir: si lo que busco es amor, tengo que dar amor; si lo que busco es prosperidad, tengo que ayudar a otros a que sean prósperos.


También veremos que nuestra vida se volverá más alegre y próspera en todo sentido, porque estas leyes también son las leyes espirituales de la vida, aquéllas que hacen que vivir valga la pena.

Existe una secuencia natural para aplicar estas leyes en la vida diaria, la cual puede ayudarnos a recordarlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s